7.7.13

ni principios, ni finales


Valèrie no es una de ésas chicas que sobresalen por su físico —siquiera llega al metro sesenta y seis de altura—, sus piernas no son las más largas ni tampoco tan delgadas como las de la mayoría, al igual que su vientre que no es tan plano como el de las demás chicas de su edad. No es igual al resto, nunca lo ha sido. Siempre ha sido la chica diferente, la excepción que marca la regla. Siempre ha sido ella: sencilla, callada, tranquila, conformista, tímida... Características que la definen por ser quién es y por quién ha sido.

Su cabello rizado, alborotado como la gran mayoría de veces, creándole diminutos tirabuzones debido a la brisa veraniega que se cuela por la ventana. Sus rodillas no descubiertas por el pantalón largo desgastado—, tocan las baldosas del suelo blanquecino con finas líneas color salmón. Su cuerpo blanquecino y poco expuesto por la camisa larga y la chaqueta cubriéndola, posicionado hacia adelante. Sus manos hacen contacto con el frío inodoro —una a cada lateral de éste—. Respira profundamente un par de veces seguida, cerciorándose de la situación, y al cerrar los ojos como tantas otras veces ha hecho, vuelve a observar el baño. Agudiza el oído, no se escuchan voces. Está sola en casa. No hay moros en la costa. Flexiona las rodillas, levantándose del frío suelo, y con gran fluidez sus dos dedos ya están dentro de su boca, acabando en lo más profundo de su garganta.
  Con una primera vez no basta, Valèrie lo sabe, vuelve a intentarlo una vez más. Líquido es el único resultado que —por ahora— expulsa su garganta. Pero no termina ahí, ella quiere ver el resultado, no tiene pensado salir del baño sin conseguir éso que necesita. Tercer, cuarto y quinto intento. Y al fin ha devuelto la comida que en menos de media hora había comido con sus padres.


Valèrie no es una de ésas chicas que sobresalen por su físico...
con el tiempo acabará siéndolo.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, de veras.
      Te respondo aquí porque en tu blog no puedo. También te sigo.

      Eliminar